Home – Español

¡El Pan Vivo, bajado del Cielo!

“Broma” del Espíritu Santo durante el Misterio de la Fe

 

La Hostia se eleva mientras el sacerdote, con las manos extendidas sobre las ofrendas, pronuncia “Ton”, seguido inmediatamente de “Esprit …”.

Esto indica que de manera imprevista, mientras la palabra Espíritu Santo no ha sido pronunciada aún con la boca, comienza la acción de elevación, haciendo verdad las palabras del Salmo “Mi palabra no está aún en la lengua y ya la conoces toda”; señal de que es Dios quien está obrando, precediendo a las propias palabras pronunciadas: “Sólo Él puede obrar así”.

El Pan, impregnado por la fuerza del Espíritu que viene sobre él a través de la invocación y la imposición de manos, es manifiestamente el Cuerpo del Resucitado (está en el aire, es luz de forma empleable, fuera de las leyes de la naturaleza física de los cuerpos) signo evidente de que esa Hostia se ha transformado, se ha hecho “espiritual”, porque ahora se ha convertido en sacramento y presencia real del Señor, el Cuerpo de Jesucristo Resucitado. La “especie”, la forma del Pan es asumida por Él para hacerse presente; así como se hizo presente, resucitado, a los discípulos y a María Magdalena, “sub aliena specie”, bajo diferentes apariencias: caminante, hortelano… Esto indica también que ahora, con su cuerpo y en su cuerpo, Jesús es el “Viviente”, el que da el Espíritu sin medida. Ahora se ha convertido concretamente en el “Pan bajado del cielo” y, con toda su humanidad, en el “Espíritu que da la vida”.

Según la Iglesia Oriental, la acción consagrante y transformadora del Espíritu tiene lugar precisamente en la epíclesis, mientras que para la teología católica tiene lugar en el momento de las palabras pronunciadas por el sacerdote “Esto es…” tanto para el pan como para el vino. Esta levitación del pan ofrecido es de la más profunda significación: el Espíritu da un signo manifiesto y vivo de su poderosa obra santificadora, que hace presente el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús resucitado en el pan y el vino. En cuanto se le invoca, desciende sobre ellas, las transforma, las transubstancia, dejando intactas las especies eucarísticas para nuestra experiencia racional y sensible. La misma acción santificadora es operada posteriormente por el Espíritu, transformándonos a quienes lo recibimos en Él, pero dejando intacta nuestra humanidad. Destaca en este evento -y sólo después de la transformación/santificación ya efectuada por el Espíritu- que es el propio Señor Jesús, bajo la apariencia de la persona del sacerdote, con la voz de su ministro, quien invita a los fieles a recibir y ofrecerles su Cuerpo Sacrificado Resucitado (el Cordero del Apocalipsis) y su sangre derramada, pero ya verdaderamente presente cuando el sacerdote los toma en su mano y nos los ofrece.

En esta única “manifestación visible”, fijada para siempre por las cámaras, libre de todo truco, poder de la mente y magia, alguien muestra de forma plástica e inequívoca la acción real del Espíritu sobre las ofrendas. Lo que aparece en la pantalla, observado por los tres concelebrantes, sorprendidos e incrédulos del hecho, indecisos sobre cómo reaccionar, afirma que en cada Santa Misa sucede la misma acción real aunque de forma invisible. Nuestra pobre y pequeña Fe se ve ayudada y fortalecida por este signo para creer más firmemente en la santísima y omnipotente presencia del Espíritu Santo, que obra en cada Eucaristía el “milagro” de la presencia real del Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús, ofrecidos al Padre por nosotros y luego ofrecidos a nosotros por el mismo Jesús.

La Madre de Dios, María, con este signo, que tuvo lugar en su santuario de Lourdes, quiso dar un mensaje a todos los sacerdotes y fieles para instruirlos y convencerlos de la grandeza y la realidad del inmenso don del Señor de la vida divina y humana contenida en la Eucaristía. Con ella alimenta su vida en nosotros y la nuestra en Él. La Iglesia de Dios en Francia, y en todas las naciones, es sin duda consciente de su necesidad de este exquisito acto de Amor del Señor y de su Madre, y lo agradece. La Virgen Inmaculada hizo un gesto de comunión para todos los cristianos, de ecumenismo con la Iglesia Ortodoxa y con todas las demás Iglesias Orientales, -un obispo de rito oriental también estuvo presente en la celebración- demostrando que tienen razón en lo que creen y enseñan sobre el momento preciso en que se produce la transformación -la consagración de las Ofrendas en la celebración de la Santa Misa-. A continuación, les hace saber que se apareció en Lourdes como la Inmaculada, aunque muchos ortodoxos prefieren ignorar su visita y presencia de gracia allí porque confirma un dogma católico proclamado innecesariamente para ellos. La luz que fluye y refluye entre las dos Hostias es típica, irreproducible. Se nota un evidente fluir vivo, animado y luminoso continuamente entre ellos. Siempre está presente en el centro, aunque modifique continuamente su extensión, intensidad y coloración.

En la liturgia bizantina, la comunión en el Espíritu Santo entre la Iglesia celestial y la Iglesia que aún está en la tierra se pone de relieve mediante dos lucernas giratorias que se iluminan para significar la liturgia que se realiza en comunión entre el cielo y la tierra. Este hecho expresado por el signo de las lucernas se manifiesta aquí por las dos Hostias: la superior en la dimensión espiritual, de resurrección y vida eterna en Cristo, y la que todavía descansa en la patena en la tierra: ambas están vivificadas y mantenidas en comunión por la luz que fluye (el Espíritu Santo), que fluye entre las dos y las mantiene unidas, aunque sigan permaneciendo a unos dos centímetros de distancia.

Las dos Hostias permanecen separadas hasta el momento de la doxología final: el obispo levanta la patena en el gesto de ofrecer alabanza, diciendo “Por Cristo, con Cristo, en Cristo, a ti Dios Padre Todopoderoso, en la unidad del Espíritu Santo todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos”. En este momento la Hostia superior, la Iglesia celestial se une se convierte en una sola voz, un solo cuerpo, un solo corazón, para decir y expresar en nosotros y con nosotros tanto la alabanza como el “Padre Nuestro”, es decir María y todos los santos, rezan en nosotros y con nosotros. Creo que el Espíritu y María sabrán hacer descubrir otros detalles y sugerir otros significados sobre este acontecimiento tan sencillo, pero, como obra de Dios, muy importante y precioso para nosotros. Que los que tienen ojos para ver y oídos para oír hablen a las Iglesias de Dios de todo el mundo con este delicado y hermoso signo, que tuvo lugar en la alegría de la celebración del Sacrificio Eucarístico, en la casa de la Madre Inmaculada de Dios y nuestra, en Lourdes, Francia.